10 Consejos para Presentaciones Efectivas

Ponencias en congresos, proyectos de mejoras en una empresa, defensas de tesis...

Las presentaciones, sean en un auditorio o en una reunión privada empresarial, son imprescindibles en la vida de muchos profesionales.

Presentaciones efectivas

Pero en el caso de un ingeniero, este recurso resulta aún más importante. Durante su vida profesional, los ingenieros deben realizar permanentemente presentaciones para persuadir a los tomadores de decisión sobre el desarrollo de un nuevo proyecto, para mostrar mejoras implementadas en procesos existentes, o sencillamente para explicar un concepto o una nueva tecnología, tanto en el ámbito académico como en el industrial.

Como cualquier otro tipo de comunicación, las presentaciones deben ser efectivas. Deben transmitir de manera correcta a los receptores aquello que el profesional busca informar, y en muchas ocasiones, deben lograr persuadir al público-objetivo sobre la conveniencia de realizar una acción específica.

Para que nuestras presentaciones sean efectivas, es posible seguir algunos consejos o recomendaciones que los especialistas en el tema coinciden en destacar. Vamos a resumir brevemente cada uno de ellos:

  1. Detrás de una presentación efectiva, siempre hay una planificación meticulosa del emisor. Esto quiere decir que el comunicador ha creado un “mapa mental” de su presentación antes de encararla y ha decidido previamente el objetivo de la misma (persuadir, informar, etc.).
  1. Es imprescindible ser conciso y claro. No sirve brindar un informe detallado en una presentación, sino sintetizar la información en un par de conceptos y palabras claves. Las diapositivas deben reflejar esto, presentando oraciones breves y no textos interminables. Si es necesario ampliar un tema, se puede hacer a través de un folleto a entregar al finalizar la presentación, o brindando una dirección web en la cual se pueda acceder a estos datos ampliatorios.
  1. La presentación debe tener un ritmo lógico y atractivo. En otras palabras, es más efectivo contar una historia con un buen sustento, que aburrir al auditorio con un extenso listado de temas inconexos. No hay que olvidar la introducción y el cierre, y concentrarse particularmente en ellos. Habitualmente lo que queda en la mente del receptor son un par de puntos básicos, y estos sin dudas deben estar presentes al comenzar y al finalizar la presentación.
  1. El software empleado (habitualmente PowerPoint, Keynote o Prezi) no debe ser el centro de la presentación. El foco debe estar en el presentador y en el mensaje que se quiere dar, no en los recursos o herramientas a emplear, tanto sea el software como los folletos y materiales auxiliares. Los efectos visuales o multimedia no tienen la capacidad de mejorar una mala presentación. Por eso, es mejor centrarse en el mensaje a comunicar.
  1. Hay algo que parece obvio pero que es vital: los elementos que comunican el mensaje deben ser legibles. No sirve de mucho una gran oratoria si las diapositivas de la presentación no pueden ser leídas desde cierta distancia o son confusas. De esta forma, es clave estar atento a detalles como el tamaño de la tipografía a emplear (se aconseja un mínimo de 30 puntos) y el tipo de letra, buscando priorizar las variedades que agilizan la lectura, como por ejemplo Arial o Verdana para los títulos y Times New Roman para el cuerpo de los textos.
  1. El presentador nunca debe olvidar al público, por eso no hay que darle la espalda ni mirar hacia otro lado mientras estamos hablando. La presentación de cada diapositiva debe hacerse de frente al auditorio, entablando un diálogo directo con la audiencia.
  1. El tono de la presentación debe intentar ser fresco y amigable, no demasiado frío o técnico. De esta manera lograremos más empatía con la audiencia. No temerle al lenguaje coloquial ni a las palabras simples. Analizar el texto a comunicar, buscando términos que puedan entorpecer el discurso para reemplazarlos por otros más sencillos. Elegir frases cortas y contundentes, en particular al momento de comenzar y cerrar la presentación.
  1. Evitar hablar rápido, buscando un ritmo en la alocución que mantenga atento a los receptores y al mismo tiempo les permita entender cada punto del mensaje.
  1. En cuanto a la vestimenta del presentador, los especialistas aconsejan el uso de prendas sobrias y sencillas. Cuando la ropa es muy llamativa (por ejemplo una camisa de un color muy fuerte) es probable que muchas personas del público se concentren en ese detalle y se pierda el foco sobre el mensaje.
  1. Por último, resultará vital darle vida al contenido de la presentación. Para eso es posible utilizar ejemplos concretos y no quedarse en contenidos teóricos, como así también consultar a la audiencia cuando sea apropiado, para conocer sus opiniones o experiencias sobre el punto a tratar. De esta forma se los involucra en la presentación y se los hace partícipes de la misma.

¿Qué otros consejos utilizas para realizar presentaciones efectivas? Compártelos comentando debajo.

Hay 1 comentario

Para mi, una presentación eficaz debe tener dos elementos fundamentales: Pasión y un buen mensaje.

El ponente debe sentir pasión por el tema que habla y debe transmitir esa pasión a la audiencia.

Y la presentación debe tener un mensaje bien elaborado para que no sólo nos dediquemos a hablar en público sino que además comuniquemos en público.

Escribí hace un tiempo un artículo en mi blog sobre las propiedades que debe tener un buen mensaje:
http://www.presentable.es/filosofia-de-las-presentaciones/las-7-propieda...

Saludos,

Roger

Comentar