¿Cómo desenvolverse en una entrevista de trabajo?

La entrevista de trabajo es uno de los momentos claves a la hora de conseguir empleo, y los especialistas recomiendan no mostrarse nervioso ni tampoco despreocupado, porque ambas actitudes pueden jugar en contra.

Los expertos indican una serie de pasos a seguir para preparar la entrevista, que implican conocer las posibles preguntas de los futuros empleadores y practicar respuestas. Asesorarse sobre la empresa, hacer preguntas para demostrar interés y llegar a horario son otros de los consejos que pueden ponerse en práctica.

En general, en una entrevista de trabajo se hacen las siguientes preguntas (o por lo menos éstas son las más reiteradas):

  • ¿Por qué tendríamos que contratarte?
  • ¿Cuál es tu principal debilidad?
  • ¿Por qué abandonaste tu último trabajo?
  • Describe una situación problemática y como la resolviste.
  • ¿Qué logros te generan orgullo?
  • ¿Qué expectativas salariales tienes?
  • Cuéntanos algo sobre ti.

En tanto, lo mejor por parte del entrevistado es demostrar interés hacia el empleo y la empresa, aunque no en forma forzada. Y hay una serie de actitudes que se esperan de su parte. Aquí algunas claves:

¿Cómo responder?

Con tranquilidad, el entrevistador sólo busca saber como es la persona. La existencia de las denominadas “preguntas trampa” no es más que un mito. Se debe responder con sinceridad y seguridad. No hay que intentar colocarse en la cabeza del entrevistador, intentando saber lo que éste quiere escuchar realmente, porque sólo lograremos confundirnos. Por último, se debe finalizar la entrevista demostrando que hay interés en el empleo.

Lo que está mal

Hablar mal de los trabajos anteriores, jefes, compañeros o empresas. Decir que eras más capaz que tus antiguos compañeros. Hablar de dinero. Responder a preguntas demasiado indiscretas. Dar la razón a al entrevistador si crees que no la tiene y, sobretodo, bajar la guardia cuando la entrevista haya finalizado, porque siempre puede haber una última pregunta.

Lo correcto

Indicar que estás buscando nuevas experiencias profesionales para enriquecerte, o que tienes un objetivo y piensas que debes aprender cosas nuevas para alcanzarlo. También es positivo explicar que en tu trabajo anterior habías llegado a un techo, y por lo tanto te seduce hallar un nuevo desafío, o que dejaste tu empleo para poder terminar tus estudios.

Una de las más difíciles

Una de las preguntas que generan más dudas es: ¿Cuánto quiere ganar?. Hay que evitar dar una cifra exacta y se debe dejar abierto el diálogo para negociar. “Me interesa mucho el trabajo así que podremos acordarlo” o “el dinero no va a ser un inconveniente porque me encantaría trabajar aquí”, son posibles respuestas. Lo importante es no mostrar una actitud inflexible.

Más información sobre los peores errores en una entrevista de trabajo.

Comentar